top of page
  • Foto del escritorJuan Bauzá

Loa Puerto Rico 2060: La conquista del espacio

Actualizado: 13 feb 2023

*[Con motivo de celebrarse este acontecimiento en los próximos días, comparto este texto que escribí en conjunto con el amigo Luis Pérez Torres, actual director del Museo de San Juan, hace casi exactamente 10 años, como una colaboración para una revista sueca de arte].


La isla puertorriqueña de Monito fue hoy el escenario del exitoso lanzamiento del PR900CX, que transporta en su barriga el satélite KHOKHI-2, una de las piezas de ingeniería aeroespacial más avanzadas del momento, que optimizará nuestro Sistema de Alerta Térmica, elevándolo a los estándares de los países orientales. Con este magno evento, y al ritmo frenético de la chinbomba, la enardecida multitud de trabajadores de la planta Aeroespacial de Quebradillas celebró con este apoteósico evento el Día Nacional de la Liberación.

El comisario de la planta, el camarada Peter John Ramos Chang, pronunció un emotivo discurso de ardor patriótico, que ha sido ampliamente reseñado por los medios locales, interlocales e internacionales. Tras un arranque de exaltación heroica ante la gesta espacial puertorriqueña, agradeciendo al glorioso Sol, la armonía de los Elementos y celebrando la benevolencia del gran manto rojo de oriente que nos protege y guía hacia el Progreso, Ramos Chang anunció que el Sistema de Alerta Térmica optimizado por el KHOKHI-2 le pondrá fin al tormento calorífico y la sofocación diaria. Subrayó que este logro servirá para ubicarnos en una mejor posición comercial ante los dos principales retos regionales de la nueva economía, a saber: el megamercado de Haití y el estado de anarquía imperante en los últimos estados de la Unión. “Por una parte Haití, aquella tierra antiguamente desolada, es hoy el gran mercado de las riquezas del hemisferio americano. Todo lo vende o lo compra una mano haitiana. El monopolio haitiano estrangula el resto de las economías. Por otra parte, los Estados Unidos de América, aquel megaimperio que se implosionó, es hoy un estado bribón, cuna de la piratería que más afecta el libre comercio en el Caribe,” señaló Ramos Chang.

“¡Paz y Victoria, camaradas borincanos, basta de sufrir!”, repetía el comisario al ritmo cada vez más grueso de la chinbomba. La masa de trabajadores, en sus uniformes blancos y sus inconfundibles cascos, se regocijaba con aquel anuncio, y hasta un grupo de ellos honraron al Padre de la Nación con gran cantidad de incienso que hicieron arder en un colorido altar improvisado.

El comisario resaltó que, a pesar de los dramáticos eventos que amenazan el progreso de la Humanidad, Puerto Rico ha sabido crecerse ante la adversidad. “Ni el desastre de México, ni el terrible terremoto del oeste americano, ni la misteriosa desaparición de William Chiu, (eventos que han sacudido a todas las naciones del mundo), han podido diezmar nuestras fortalezas. Puerto Rico se regocija, una vez más, ante el misterio de oriente, y demuestra que nunca ha perdido ni sus capacidades, ni sus alegrías”, resaltó Ramos Chang entre vítores acompasados. La audiencia escuchó atentamente al comisario cuando, de pronto, tocó el tema de la masacre del 47. El volumen de la chinbomba se redujo marcadamente y dejaron de batir las palmas.

“Camaradas, el evento de esta mañana nos permite mirar hacia el pasado con una mirada renovada, reconociendo que los éxitos del presente obedecen a aquel magno sacrificio del 47.” Ramos Chang pasó revista sobre los años del desastre, y criticó enérgicamente la antigua y vil práctica del subsidio a la pobreza. “La desidia laboral en la que caímos fue un vicio al que nos sometieron las antiguas fuerzas del mercado, y, como todo vicio, no resultó fácil salir de él. ¡El KHOKHI-2 encarna el triunfo contra las fuerzas paralizantes de aquella desidia monstruosa!,” destacó el comisario

“Hoy somos industriosos porque hemos asumido como nuestra la milenaria ética laboral del cada vez más cercano oriente. ¡No hay obstáculos, camaradas, no hay obstáculos!”, gritaba el comisario a una audiencia que, al unísono, se movía con el acostumbrado vaivén de sus brazos derechos, mientras le respondían: “¡No hay límites, comisario, no hay limites!”

Con este magno suceso, Puerto Rico se une por fin al concierto de las demás naciones que ya pueblan el espacio ingrávido. La benevolencia de la Gran Madre China le hace una vez más justicia a los puertorriqueños al reconocerles el derecho a ocupar un lugar, aunque ínfimo, en el espacio infinito.

“Hoy podemos decir con orgullo que hemos hecho lo que teníamos que hacer”, dijo el comisario al borde del paroxismo. “Hoy podemos mirarnos a los ojos y decirnos sin sonrojarnos: hemos hecho lo correcto. Hoy podemos mirar hacia el lado y también decirnos sin culpa: vamos de la mano del socio que es.”

El comisario Ramos Chang exhortó a la audiencia a laborar sin cesar, sin respiro. Comparó la adicción del pasado al ocio que enfermó a nuestro pueblo con la adicción del presente al trabajo, la cual lo había llevado a la cumbre luminosa que era aquella gesta aeroespacial puertorriqueña, asegurando que era señal de progreso haber cambiado la adicción anterior por la actual. Destacó que el presente vicio del trabajo tenía a nuestros ingenieros laborando fuertemente en la próxima generación de satélites que, acorde con su información, tendrá un efecto aún más dramático en el clima de la Isla. Aseguró que no muy lejano estaba el día en que viéramos los primeros copos de nieve en las cimas de nuestra Cordillera. Este último anunció del comisario Ramos Chang provocó un aumento significativo en el valor de la fibra sintética en la bolsa de valores de Beijing.

Debe destacarse que poco antes del cierre de esta edición, el Centro de Mando Aeroespacial de Quebradillas confirmó la colocación exitosa del KHOKHI-2 en su órbita designada.

6 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page